¿Debes Eliminar Todas las Grasas de tu Dieta?

¿Debes Eliminar Todas las Grasas de tu Dieta?

Estuve hablando con una muy buena amiga mexicana y pensé: “Tengo que escribir este post y contarte esto”.

Mi amiga siempre fue delgada hasta hace unos meses que comenzó a subir de peso, ya sabes, los años pasan y no en vano, jejeje.

Desesperada por la situación fue donde una nutrióloga, quien le dio una dieta que a mi sólo de escucharla me estresó ¡Imagínate como estaba ella haciéndola hace unos días!

Y es que la dieta consistía en eliminar todas las grasas de la dieta, ¡INCLUÍDAS LAS SALUDABLES!… STOOOOOP!!!

Cuando me encuentro con cosas como estas, al igual que esas dietas hiperproteicas y sin nada de hidratos de carbono, que ya otro día te hablaré de eso, debo reconocerte que siento rabia, porque quienes hemos estudiado Nutrición, y no te digo un curso online de 3 meses, sin desmerecer a nadie, sino que una licenciatura de 5 años y luego un post-grado de 2 años, sabemos perfectamente que las grasas saludables son muy beneficiosas en nuestra dieta y son esenciales.

Cierto es que existen grasas que son dañinas para la salud y deberíamos evitar su ingesta. Este es el caso de las Grasas Saturadas, presentes en los lácteos enteros, cortes de carnes altos en grasa (costillas, muslos, etc.), frituras, rebosados, mantequilla, manteca, crema (nata), helados de crema y leche entera, entre otros productos.

Otra grasa que también debemos evitar son las Grasas Trans, su nombre no es una abreviación de transgénico, es simplemente trans.

Son grasas producidas por los procesos de elaboración de ciertos productos. Por ejemplo, un aceite que es una grasa saludable, al calentarlo cambias su composición y eso genera un aceite que ya no es saludable y a la vez genera compuestos de grasa llamada trans, la cual provoca daños en nuestra salud y promueve el desarrollo de enfermedades crónicas. Así que debemos evitar consumir tantos productos procesados, peor aún si son fritos.

De todos modos estas grasas intentan controlarlas muchísimo en la industria alimentaria y por lo general no están presentes. Te recomiendo que mires las etiquetas de los producto y si contiene grasa trans no los compres.

Por otro lado tenemos las Grasas Saludables, estas son las grasas insaturadas, principalmente las monoinsaturadas y las poliinsaturadas.

En este grupo está por ejemplo el omega-3, presente especialmente en pescados y semillas. También el omega-6, presente en el aguacate (palta como decimos en Chile), aceites, aceitunas, frutos secos, entre otros alimentos.

¿Qué pasa con las grasas? Que son muy concentradas, por lo tanto en pequeñas cantidades ya tienes los nutrientes que necesitas y a su vez un aporte de calorías alto.

Por lo tanto: ¡No se te ocurra eliminar las grasas saludables de tu dieta! Son muy necesarias y beneficiosas, pero sí ten ojo con las cantidades.

Por ejemplo, si vas a comer aguacate, come ¼ del aguacate por vez, no la pieza entera (de echo cuando le dije esto a mi amiga mexicana ¡le volvió el alma al cuerpo!). Si vas a comer aceite prefiérelo siempre en crudo, ya que al cocinarlo lo vuelves saturado y ya no es saludable. Recuerda que 1 cucharadita de aceite (aunque sea de oliva) ya es una porción, y con unas 5 a 7 porciones al día ya vas súper bien, así que no abuses del aceite.

Te comparto uno de mis secretos, para cocinar por ejemplo uso los aceites en spray, existen de distintas marcas (Carbonell, Pam, Crisco, etc.) y de distintos sabores. Por lo general compro el aceite de oliva en spray, incluso hay unos ecológicos, están prácticamente en todos los grandes supermercados, el sabor es el mismo, pero con aproximadamente el 75% menos de grasas y calorías, así que te lo súper recomiendo.

Recuerda que la base de una buena alimentación es el equilibrio y que nuestro cuerpo para funcionar correctamente necesita grasas saludables, hidratos de carbono de alta calidad (integrales), proteínas bajas en grasas saturadas , frutas y verduras. Así que cuando algún “profesional” te diga que elimines uno de estos grupos, por favor pide otra opinión…

Y quiero terminar diciéndote que si te estás cuidando, si quieres sentirte bien contigo, con tu cuerpo, recuperar tu salud y bienestar ¡TE FELICITO! Eso ya habla muy bien de ti, simplemente por este hecho date las gracias y siéntete muy bien.

Tu puedes conseguir todo lo que te propongas, pero desde el amor y el reconocimiento a ti misma(o), porque si lo haces desde el rechazo, la desesperación y el desagrado es muchísimo más difícil.

Siempre le digo a mis clientes, imagínate si tu jefe te animara de esta manera: “¡Vamos idiota, tu puedes!”  Uffff… qué animo, no? Ahora bien, si te dijera: “¡Vamos, tu puedes! ¡Has podido con esto y con mucho más! ¡Eres muy inteligente y capaz!” ¡Claro que es muy distinto y estos sí que son verdaderos alientos!

Contigo es lo mismo, siempre que te propongas algo, por favor ¡Háblate bien y con las mejores palabras!, hazlo desde el amor y la confianza en ti, porque efectivamente ¡Tu puedes! Y por el simple hecho de querer, ya has avanzado el 50% del camino.

Te mando un abrazo, cuéntame qué te parece el post, estaré feliz de leer tus comentarios, preguntas, mensajes y aquí estaré para lo que necesites.

Fran.

Pd: Tengo un Curso Gratuito de 3 vídeos donde te hablo acerca de la correcta combinación de los alimentos, si aún no te has suscrito en la página de bienvenida, lo puedes hacer aquí: ¡Me apunto!

 

 

Comentarios

Sobre el autor

Author Image

Licenciada en Nutrición y Dietética, Máster en Enfermedades Crónicas, Máster en Coaching e Inteligencia Emocional, Máster en PNL y Formadora de Élite.

El uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR