¿Tienes ansiedad por la comida? Descúbrelo respondiendo a estas 3 simples preguntas

¿Tienes ansiedad por la comida? Descúbrelo respondiendo a estas 3 simples preguntas

En algún momento de nuestras vidas todos hemos comido demás e incluso hemos dicho ¡nunca más volveré a comer tanto! Esto no es un tema cuando es algo ocasional, pero sí pasa a serlo cuando es algo que comenzamos a repetir una y otra vez y no somos capaces de frenar nuestros impulsos y tentaciones.

Esto es lo que se conoce como “Ansiedad por la comida” o “Comedor emocional”, y para darte cuenta si eres uno de ellos te invito a que respondas estas 3 preguntas, en caso de que obtengas dos o más “Sí”, ¡Te doy la más cordial bienvenida al club!

1- ¿Hay momentos del día en que piensas: “Tengo mucha hambre, me comería…(quieres un alimento en específico, y aunque tengas otros alimentos en frente, no es lo que buscas)?

2- Te pasa que cuando acabas de comer ¿Te falta algo dulces?

3- En momentos de tensión o bien de aburrimiento ¿Te dan ganas de comer algo, incluso cuando has acabado hace muy poco de comer?

Si entraste al club de “Comedor Emocional” ¡Tranquilidad! El primer paso para hacer cualquier cambio es hacernos conscientes, por lo tanto ya hemos comenzado el camino, y como bien decía Loa-Tze “Un viaje de mil kilómetros comienza con un paso”.

Poco a poco te iré entregando herramientas prácticas y sencillas de aplicar que te irán ayudando a conocerte mejor y a ser capaz de ir gestionando tus emociones y ese “hambre emocional”

Me gustaría invitarte a que apliques la siguiente herramienta y me cuentes como te va. Herramienta: Diferencia entre HAMBRE Y APETITO:

¿Cómo lo puedes hacer? Cuando sientas “hambre” por algún alimento en especial, sé consciente que lo que tienes realmente es APETITO y no HAMBRE. El hambre es una señal fisiológica de nuestro cuerpo que necesita nutrientes, en cambio el apetito es más bien una señal emocional de nuestro cuerpo que “necesita” un alimento específico para cubrir cierto vacío, el cual podemos experimentar como una angustia, ansiedad, decepción, entre muchas emociones y sensaciones.

Por favor si te das cuenta que lo que tienes es APETITO, pregúntate ¿Comer algo en este momento realmente me está dando una solución? Y te prometo que la mayoría de las veces (por no generalizar y decirte todas) la comida en vez de ser una solución nos genera otro problema. Te propongo que si encuentras la causa de ese APETITO reflexiones acerca de qué te lo está provocando y pienses que posibles soluciones tienes, luego elige una posible solución y llévala a cabo y si la solución que escogiste no te dio la solución esperada ¡No pasa nada! ¡Prueba con otra! Lo más importante es que ya estás en el camino.

¡Cuéntame cómo te va aplicando esta herramienta y recuerda que aquí estoy para lo que necesites!

Un abrazo,

Fran Sabal

El uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR